Parte 1

El Manglito frente a su futuro

En este barrio costeño de seiscientas personas, la vida sigue el ritmo del mar y el oficio de pescador-buzo se ha transmitido de padres a hijos desde hace ya muchas generaciones.

El Manglito colinda con una ensenada donde peces, crustáceos, algas, moluscos y uno que otro mamífero conviven con los manglares que se nutren del agua salada. En este ecosistema tan particular cada una de las especies forma parte de un delicado equilibrio en el que dependen unas de otras.

Hasta principios del siglo XXI, la pesca de bivalvos (moluscos  de dos conchas) constituía la principal fuente de ingresos para los pescadores. Sin embargo, la explotación intensiva y descontrolada de los recursos, así como la influencia de fuertes huracanes terminaron por romper este equilibrio. Algunas especies vieron disminuir su población de manera alarmante y otras tantas de plano se agotaron, condenando así a los pescadores a largos periodos de escasez.

Entre las especies más afectadas, la población de callo de hacha (un molusco bivalvo emparentado con las almejas) pasó de 60 millones de individuos en la ensenada de La Paz, a cerca de 100,000 durante la primera década de los años 2000.

Además de poner en jaque al ecosistema, el desplome de los recursos pesqueros trajo como consecuencia una fuerte caída en la economía de los pescadores. Los problemas sociales que se derivaron de ello llevaron a los habitantes del Manglito a replantear su modo de vida.

  • Manglito2_1
    En 2007, se funda en La Paz la organización no gubernamental Noroeste Sustentable (NOS).
  • Manglito2_2
    Instalándose en el corazón del Manglito, NOS manifiesta su voluntad de promover una dinámica de desarrollo sustentable entre la comunidad pesquera.
  • Manglito 2_3 ES
    Tras una primera fase de choque cultural, poco a poco se estableció una estrecha relación de colaboración entre NOS y los pescadores de la colonia. Entre las principales acciones que se han realizado, destacan los esfuerzos para repoblar la ensenada de La Paz con callo de hacha.
  • Manglito2_4
    En 2011 se evaluó la cantidad de callo de hacha en la ensenada. A partir de los resultados obtenidos los pescadores tomaron, de manera colectiva, la decisión de dejar de pescar este recurso para permitir la restauración natural de su población.
  • Manglito2_7
    Además de dejar de pescar se pusieron en marcha otras acciones, como la limpieza del fondo marino y la vigilancia permanente en la ensenada para combatir la pesca ilegal.
  • Manglito2_6
    Paralelo a la restauración del ecosistema, se promovieron actividades con la comunidad, como talleres extra escolares para los niños o la limpieza de calles para hacer del Manglito un lugar más agradable para sus habitantes.
  • Manglito 2_5 ES
    En 2016, los pescadores del Manglito decidieron llevar su compromiso con la restauración a un nuevo nivel. Ese año se consolidaron como una cooperativa de pescadores llamada OPRE (Organización de Pescadores Rescatando a la Ensenada).
  • Manglito2_8
    En 2017, después de seis años sin pescar callo de hacha y de trabajar para el repoblamiento de esta especie en la ensenada, los pescadores alcanzaron uno de sus principales objetivos: Obtuvieron una concesión que les permite pescar este recurso de manera exclusiva por un periodo de veinte años.

Visita el Manglito haciendo clic en cada uno de los puntos que aparecen en esta foto.

Fotografía aérea: Producciones cormorán

Parte 1

El Manglito frente a su futuro

En este barrio costeño de seiscientas personas, la vida sigue el ritmo del mar y el oficio de pescador-buzo se ha transmitido de padres a hijos desde hace ya muchas generaciones.

El Manglito colinda con una ensenada donde peces, crustáceos, algas, moluscos y uno que otro mamífero conviven con los manglares que se nutren del agua salada. En este ecosistema tan particular cada una de las especies forma parte de un delicado equilibrio en el que dependen unas de otras.

Hasta principios del siglo XXI, la pesca de bivalvos (moluscos  de dos conchas) constituía la principal fuente de ingresos para los pescadores. Sin embargo, la explotación intensiva y descontrolada de los recursos, así como la influencia de fuertes huracanes terminaron por romper este equilibrio. Algunas especies vieron disminuir su población de manera alarmante y otras tantas de plano se agotaron, condenando así a los pescadores a largos periodos de escasez.

Entre las especies más afectadas, la población de callo de hacha (un molusco bivalvo emparentado con las almejas) pasó de 60 millones de individuos en la ensenada de La Paz, a cerca de 100,000 durante la primera década de los años 2000.

Además de poner en jaque al ecosistema, el desplome de los recursos pesqueros trajo como consecuencia una fuerte caída en la economía de los pescadores. Los problemas sociales que se derivaron de ello llevaron a los habitantes del Manglito a replantear su modo de vida.

  • Manglito2_1
    En 2007, se funda en La Paz la organización no gubernamental Noroeste Sustentable (NOS).
  • Manglito2_2
    Instalándose en el corazón del Manglito, NOS manifiesta su voluntad de promover una dinámica de desarrollo sustentable entre la comunidad pesquera.
  • Manglito 2_3 ES
    Tras una primera fase de choque cultural, poco a poco se estableció una estrecha relación de colaboración entre NOS y los pescadores de la colonia. Entre las principales acciones que se han realizado, destacan los esfuerzos para repoblar la ensenada de La Paz con callo de hacha.
  • Manglito2_4
    En 2011 se evaluó la cantidad de callo de hacha en la ensenada. A partir de los resultados obtenidos los pescadores tomaron, de manera colectiva, la decisión de dejar de pescar este recurso para permitir la restauración natural de su población.
  • Manglito2_7
    Además de dejar de pescar se pusieron en marcha otras acciones, como la limpieza del fondo marino y la vigilancia permanente en la ensenada para combatir la pesca ilegal.
  • Manglito2_6
    Paralelo a la restauración del ecosistema, se promovieron actividades con la comunidad, como talleres extra escolares para los niños o la limpieza de calles para hacer del Manglito un lugar más agradable para sus habitantes.
  • Manglito 2_5 ES
    En 2016, los pescadores del Manglito decidieron llevar su compromiso con la restauración a un nuevo nivel. Ese año se consolidaron como una cooperativa de pescadores llamada OPRE (Organización de Pescadores Rescatando a la Ensenada).
  • Manglito2_8
    En 2017, después de seis años sin pescar callo de hacha y de trabajar para el repoblamiento de esta especie en la ensenada, los pescadores alcanzaron uno de sus principales objetivos: Obtuvieron una concesión que les permite pescar este recurso de manera exclusiva por un periodo de veinte años.

Visita el Manglito haciendo clic en cada uno de los puntos que aparecen en esta foto.

Lo sentimos, el mapa interactivo sólo puede visualizarse en una computadora y con la ventana del navegador en tamaño completo.